Así quedan los ERTE después del acuerdo del Gobierno con los agentes sociales

Así quedan los ERTE después del acuerdo del Gobierno con los agentes sociales

Se habilitarán cuatro tipos de ERTE en función de los distintos escenarios de la pandemia y la crisis económica. Los trabajadores percibirán el 70% de la base reguladora y mantienen el contador a cero

 

El primero son los ERTE de sectores especialmente afectados por la pandemia. Estos expedientes están limitados a unos sectores concretos, determinados por los códigos CNAE. El objetivo de esta ayuda es proteger a las actividades más golpeadas por la crisis económica, como son la hostelería o el comercio, que aunque no sufran restricciones, están muy lejos de volver a la normalidad. Estos sectores son los que más trabajadores mantienen en el ERTE, ya que no han podido recuperar sus plantillas por los problemas económicos que atraviesan, de modo que estos trabajadores quedan protegidos para los próximos cuatro meses. En este caso, las exoneraciones serán del 85% para las empresas de menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más de 50 trabajadores.


Sectores que pueden acogerse al ERTE extraordinario

La lista de 42 actividades que podrán seguir acogiéndose a los Ertes hasta el 31 de enero


El segundo son los ERTE de impedimento para los territorios en los que las autoridades obliguen al cierre para contener el virus. En estos casos, las empresas podrán acogerse a estos expedientes que funcionarán durante el tiempo en el que dure el cierre forzoso. Tendrán una exoneración de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social del 100% para las empresas de menos de 50 trabajadores y del 90% para las de más de 50 trabajadores mientras duren las restricciones.

El tercero es un nuevo ERTE de limitación de actividad. Este se establece para todos los territorios en los que exista algún tipo de restricción de actividad o movimientos sin que sea obligatorio el cierre total de los negocios. El mejor ejemplo es el caso actual que vive Madrid, donde hay una limitación de horarios y aforo para el comercio, la restauración y los bares. Esta modalidad de ERTE protege a casi todas las empresas, sea cual sea su sector, de modo que se convierte en el gran paraguas para los próximos meses.


” El texto refleja un acuerdo en el que todas las empresas cuya  actividad se está viendo afectada por la crisis se sienten  representadas “


En este caso las exoneraciones serán decrecientes en el tiempo. Durante el primer mes ascenderán al 85% para las empresas de más de 50 trabajadores y al 75% para las grandes. A partir del segundo mes se rebajarán hasta el 70% y 60%, respectivamente, en noviembre; del 70% y 60% en diciembre y, finalmente, del 60% y 50% en enero.

El último de los ERTE es el ordinario ETOP (de causa económica, técnica, organizativa o de producción). Este es el que protegerá a las empresas que no tengan ninguna restricción y tampoco estén en los sectores protegidos por el ERTE de fuerza mayor.

Además, también se mantiene en vigor el ERTE de fuerza mayor, establecido al inicio de la pandemia y que congrega al grueso de empresas que siguen en ERTE (cerca del 90%). Todos estos expedientes se prorrogarán automáticamente hasta el 31 de enero, salvo que cada empresa quiera empezar a retirarlos antes.

Protección a los trabajadores

 

El diálogo social ha acordado mantener dos de las grandes medidas de protección de los trabajadores afectados: la cuantía de la prestación y el ‘contador a cero’. En el primer caso, los beneficiarios seguirán percibiendo el 70% de la base reguladora, aunque la ley determina que a partir del séptimo mes se reduzca al 50%. De esta forma, al menos durante cuatro meses mantendrán la prestación actual. En cuanto al contador a cero, significa que no se restará el periodo de cotización acumulado para percibir prestaciones futuras.

Pero el acuerdo incorpora otros avances importantes para los trabajadores de temporada con contratos fijos-discontinuos. Estos asalariados que habitualmente se van al paro cuando finaliza la temporada de verano, seguirán protegidos hasta enero con una prestación extraordinaria. Además, los trabajadores que no tengan cotizado el periodo suficiente para cobrar una prestación, tendrán derecho a percibirla durante los próximos cuatro meses.

Además, se mantiene la cláusula de mantenimiento del empleo que tanta polémica generó durante las negociaciones. La empresa que despida durante los seis meses posteriores al fin de la ayuda de los ERTE tendrá que devolver todo el dinero recibido, incluyendo el salario de sus trabajadores. Una penalización que hace imposible que puedan asumir ni un solo despido. La CEOE reclamaba modificarla para que las sanciones fueran proporcionales a los trabajadores despedidos, para así poder ajustar sus plantillas a la nueva normalidad, pero el Gobierno y los sindicatos han rechazado frontalmente este punto.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar